Reflexión Dominical (2018-10-21): El que quiera ser grande que sea su servidor


LA PALABRA DE DIOS
Evangelio de san Marcos 10, 35-45

EL QUE QUIERA SER GRANDE QUE SEA SU SERVIDOR

El evangelio de hoy nos habla de que el verdadero poder está en el amor y no en el lugar que debemos tener o en imponer nuestras ideas o creencias.

Algunos apóstoles quieren saber quien se sentará a su izquierda y quién a su derecha, no piensan que estar al lado de Jesús es trabajar con Él en su proyecto de amor, de justicia, de caridad. Trabajar con Jesús no es un camino de poder y rosas, sino un camino de sacrificio y amor. Amor que, al igual que a él, puede que te lleve a dar la vida.

Cuando el resto de los apóstoles se enteran, surgen los problemas, la indignación, y seguramente se increpan unos a otros. En el seno de los apóstoles surge la ambición, el ansia de poder y les lleva a separarse. Jesús, sin dudarlo, los reúne para hablar con ellos y aclarar que significa estar con él.

Estar a su lado no es «dominar» a los pueblos como hacen los políticos de turno, ni «oprimir» a los más débiles como sucede con los que ostentan el poder, ya sea político o religioso. Jesús es clarísimo: «Nada de eso puede hacerse, si se es seguidor suyo».

Jesús sólo quiere que seamos como él, «servidores y esclavos», hijos de Dios dispuestos a dar la vida por los hermanos. Reflexionemos, ¿cómo somos? ¿Cómo es nuestra comunidad? ¿Cómo es la Iglesia que formamos?

Jesús no habla para un grupo, sino para todos. Si realmente somos cristianos, nuestra misión, estemos donde estemos, es «servicio, apoyo, acogida, entrega, colaboración y, sobre todo, amor para dar a raudales».

Fuente: El Taller de la Serenidad