Reflexión Dominical (2018-09-09): La fuerza de la fe


LA PALABRA DE DIOS
Evangelio de san Marcos 7, 31-37

LA FUERZA DE LA FE

"Ve y dile que los ciegos ven, los sordos oyen, y que ha llegado la liberación a los cautivos". Así resume su misión Cristo, porque ha sido enviado a curar a todos los enfermos y a traer la paz a los hombres.

¿Cómo quisiéramos que se nos dijera que todo lo hemos hecho bien? La vanidad y la envidia nos entran cuando vemos que otros son alabados por algo en lo que nosotros tuvimos mucho que ver. Nos enojamos y desearíamos que se nos alabara, por eso nace la competitividad entre los hombres.

Pero si todo es por vanidad, cuando lo obtengas, ¿serás feliz eterna-mente? Ya decía San Juan Crisóstomo al citar el Qoelet: "Vanidad de vanidades, todo es vanidad". Y lo decía con verdad, porque lo único que tiene que importarnos no son las alabanzas, sino el hacer bien las cosas por amor a Dios. Todo lo demás sale sobrando.

Padre Santo, soy sordo cuando no oigo las necesidades de los de-más, cuando no busco entender su punto de vista. Soy mudo cuan-do no pronuncio palabras llenas de benedicencia sino de crítica, por eso confío en que esta meditación, y mi esfuerzo permanente por crecer en mi vida de oración, me ayude a curar esas malas acciones que me apartan de ser un auténtico testigo de tu amor.

Jesús, confío en tu infinito amor, haz mi corazón semejante al tuyo. Que mi manera de actuar y tratar a los demás revele el amor de Dios Padre.

Fuente: Catholic.net / Milagros de Jesús, Evangelio meditado