Mes de la Familia - Tema 1: Las familias de hoy

Tema 1 - Las familias de hoy

Los Evangelios narran muy pocos acontecimientos de la Sagrada Familia de Nazaret. El resto es dejado a nuestra imaginación, teniendo en cuenta que fueron alrededor de treinta años los que Jesús vivió en Nazaret con los suyos. Los pocos episodios que nos son transmitidos son, por lo tanto, fundamentales para percibir el misterio de esta Familia. 

El único pasaje que nos presenta a Jesús con doce años (en aquel tiempo a esa edad ya no se era un niño, sino una persona que acaba de alcanzar la edad de la madurez) interactuando con sus padres se encuentra en el Evangelio de Lucas y es el pasaje llamado comúnmente “el niño Jesús perdido y hallado en el Templo”.

Seguramente hubiéramos esperado la narración de una página idílica de la Sagrada Familia, un poco como la de los anuncios publicitarios, en la que todos los miembros de la familia son guapos, siempre sonrientes y luminosos, gozando de una comprensión mutua total y absoluta. En cambio, para nuestra gran sorpresa, el Evangelio nos cuenta una historia muy diferente. 

Para usar un término muy de moda hoy en día, la Familia de Nazareth “está en crisis”. María y José son personas muy religiosas, van puntualmente todos los años al templo de Jerusalén para la fiesta de la Pascua, como nos dice el mismo Lucas, llevan consigo a Jesús para educarlo en estos ritmos religiosos, pero de repente, durante el viaje de vuelta de Jerusalén, después de un día de camino, no encuentran a Jesús en el grupo. 

Esta Familia va a rezar, pero aparentemente su oración y devoción religiosa no la preserva de este tipo de vicisitudes familiares. Imaginemos entonces lo que María y José pueden experimentar frente a este acontecimiento absolutamente inesperado. Un padre y, sobre todo, una madre pueden comprender bien la terrible angustia en la que se hunden los padres cuando no encuentran a su hijo y no saben dónde buscarlo. 

El punto fundamental, por lo tanto, no es la ausencia de crisis en las familias (no hay una sola familia, ni siquiera la Sagrada Familia, que esté exenta), sino cómo reaccionar ante cualquier crisis. El pasaje evangélico de Lucas en su visión de futuro y concreción ofrece a todas las familias las coordenadas fundamentales que se convierten en una verdadera escuela de vida para todos. 

En un primer impacto nosotros, los padres de hoy, que cuidamos premurosamente y prestamos atención a nuestros hijos, inmediatamente nos daríamos cuenta de la imprudencia de José y María al dejar a su Hijo solo y desatendido durante un día entero en el viaje de regreso a casa. En realidad, en aquella cultura Jesús ya no era considerado menor de edad, razón por la cual es tratado como uno de su edad. 

Fuente:
Conferencia Episcopal de Costa Rica - Comisión Nacional de la Pastoral Familiar, Instrumentos Mes de la Familia 2018 (extracto de las páginas 7, 8 y 9).