Reflexión Dominical del 23 de octubre de 2016: ¿Fariseo o publicano?


LA PALABRA DE DIOS
Evangelio de san Lucas 18, 9-14

¿FARISEO O PUBLICANO?

Preciosa la parábola que nos presenta el evangelio hoy, ¿Cuántas veces nosotros nos creemos mejores que los demás, porque vamos cada domingo a la Eucaristía, pertenecemos a una hermandad o movimiento…?

Pues el evangelio nos zarandea, nos remueve la conciencia para decirnos que no somos mejores, somos igual de pecadores, igual de injustos y encima no reconocemos nuestros pecados, ni nuestras injusticias.

Tenemos que caer en la cuenta que nuestra fe, nuestra práctica religiosa no debe ser una rutina, una tradición, sino una fe vivida, testimoniada, un seguimiento de Jesús en nuestra vida cotidiana, sin juzgar y sin mirar por encima del hombro a los demás.

Leamos varias veces el evangelio, parémonos en el fariseo, en el publicano, y seguro que descubriremos que en más de una ocasión nos parecemos al fariseo. Los dos creen en Dios, pero su forma de orar es diferente. ¿Cómo es la nuestra?.

Caigamos en la cuenta que nuestra oración debe ser de total confianza en la misericordia de Dios.

¡Oh Dios, ten compasión de este pecador! esta frase del publicano nos confirma que tenía la certeza de que Dios se compadecería de Él.

¡Feliz semana, sonrían y sean felices!

Fuente: El Taller de la Serenidad