Reflexión Dominical del 2 de octubre de 2016: Señor, auméntanos la fe


LA PALABRA DE DIOS
Evangelio de san Lucas 17, 5-10

SEÑOR, AUMÉNTANOS LA FE

La lectura de hoy trata de la fe y aparece en el contexto de varias enseñanzas de Jesús sobre el discipulado. 

La primera parte compara la fe a un grano de mostaza, una imagen exagerada para llevar un mensaje: la fe es tan poderosa que aún una cantidad mínima puede obrar milagros.

La segunda parte habla de la calidad del servicio de los que dicen tener fe. Al igual que los sirvientes están supuestos a hacer lo que se les mande, los discípulos de Jesús han de tener una actitud de servicio.

Anteriormente en este evangelio, Jesús se había enojado con los discípulos porque éstos pedían los primeros puestos y recompensas por seguirle.

Hoy, Jesús se preocupa porque sus amigos piden un aumento de fe. ¿Es ésta una petición sincera nacida de un deseo de conocerlo mejor? Quizás la motivación era imperfecta: ligaban la fe con la habilidad de hacer milagros. O, tal vez, creían “merecer” más fe porque lo acompañan a Jerusalén.

La lectura de hoy nos presenta tres ideas importantes:
  • Los seguidores de Jesús deben cuidarse de no esperar recompensa cuando sirven a los demás.
  • Cuando estamos motivados por la fe y no por la obligación, nos resulta más fácil decir: “Sólo hicimos lo que debíamos hacer”.
  • La fe es algo radical. O la tenemos o no la tenemos; no puede ser medida. Con sólo un poco de fe auténtica Dios puede hacer maravillas.

Fuente: Arquidiócesis de Miami - Ministerio de formación cristiana