Reflexión Dominicial del 4 de setiembre de 2016: Toma tu cruz y sígueme


LA PALABRA DE DIOS
Evangelio de san Lucas 14, 25-33

TOMA TU CRUZ Y SÍGUEME

El evangelio de hoy domingo nos da las pistas para seguir a Jesús. Es un texto duro, dirigido a todas las personas que quieran seguir a Jesús.

Las pistas nos dicen que no podemos hacerlo a nuestro aire, ni de cualquier modo, sino que quien decida seguirlo tendrá que cambiar su vida de forma radical. En el camino habrá dudas, caídas, pero, también encuentro personal, fortaleza y muchísimo amor.

Lo primero es dejar a nuestra propia familia, dejarla para poder seguirlo con total libertad, sin ataduras, seguramen-te cuando la familia nos necesite podremos ir y estar con ellos, tenemos el ejemplo en el apóstol Pedro, va a su casa cuando su suegra enferma. Pero no podemos poner la familia por encima del seguimiento a Jesús.

El segundo mandato es tomar la cruz, la de cada uno. Debe-mos aprender a solventar nuestros problemas, nuestras desgracias y enfermedades, sino ¿cómo podremos ayudar a construir un reino de paz, justicia y amor? En este mundo enfermo y doliente.

Por último renunciar a lo material, porque no podemos poner nuestras esperanzas en el tener o poseer, sino en el compartir y en la generosidad.

Para seguirlo, tenemos que renunciar a todo lo que nos aleja de la humanidad, del amor. Que no haya interferencia entre Él que es la luz y nosotros. Pero no nos olvidemos que Dios es misericordioso y nunca nos pedirá nada más allá de nuestras fuerzas.

¿Es duro? Cada uno de nosotros debe plantearse si queremos ser discípulos auténticos o discípulos vacíos de amor incapaces de testimoniar con nuestra forma de vivir y actuar el evangelio.

Fuente: El Taller de la Serenidad