Reflexión Dominical del 25 de setiembre de 2016: El rico Epulón y el mendigo Lázaro


LA PALABRA DE DIOS
Evangelio de san Lucas 16, 1-13

EL RICO EPULÓN Y EL MENDIGO LÁZARO

Muchas personas dicen que el evangelio y la Iglesia que lo anuncia, están obsoletos, no tiene nada que ver con los tiempos que corren. Sin embargo, si leemos con detenimiento el evangelio caeremos en la cuenta que sigue siendo actualidad.

Vivimos en una sociedad individualista, que cierra los ojos ante la realidad que nos rodea y nos permitimos decir con total impunidad que cada uno tiene lo que se merece o lo que Dios quiere que tenga.

Sin embargo, el evangelio siempre nos recuerda que los preferidos de Dios, son los enfermos, los olvidados y empobrecidos de la tierra; por lo tanto, Dios no quiere que haya diferencias entre las personas.

Nosotros al igual que el rico del evangelio, pasamos sin mirar, no prestamos ayuda, no compartimos. Creemos tener lo que nos merecemos y nos vamos distanciando de quien tiene menos. Ignoramos al pobre que duerme en nuestro portal, o, en un banco de cualquier plaza o parque de nuestro barrio o ciudad.

Tenemos que actuar, cambiar la situación, porque la unión con nuestro Padre no se dará si la igualdad, la justicia y el amor no han sido prioritarios en nuestra vida.

El evangelista Lucas nos da un tirón de orejas para que sepamos leer, interiorizar, reflexionar y vivir amando al estilo de Jesús, porque no podemos seguir viviendo de espaldas a la realidad como hizo el rico Epulón, sino abrir los brazos y trabajar para acabar con las injusticias que hay a nuestro alrededor.

Fuente: El Taller de la Serenidad