Reflexión Dominical del 21 de agosto de 2016: ¿Es verdad que son pocos los que se salvan?


LA PALABRA DE DIOS
Evangelio de san Lucas 13, 22-30

¿ES VERDAD QUE SON POCOS LOS QUE SE SALVAN?

El evangelista deja constancia hoy de la respuesta de Jesús en parábola a la pregunta que le hacen.

La salvación de Dios es para todos, no es monopolio de unos cuantos, ni de practicar una u otra religión. La salvación es para todos los que cumplen su Palabra, los que le buscan de corazón y con amor. Los que trabajan por la justicia, por la paz, el amor y la solidaridad. Esta es la clave para salvarse, no hay otra.

Debemos caer en la cuenta que la mejor forma de salvación es saber lo que tenemos que hacer y hacerlo, no demorarlo, corregir nuestras faltas de amor y vivir al estilo de Jesús.

Hoy la sociedad nos llama a vivir independientemente, dejando de lado a los más débiles, pero Jesús, nos pide todo lo contrario. Sus preferidos son los desvalidos y marginados.

El evangelio nos llama a despertar de nuestras comodidades y ser coherente con nuestra opción de ser discípulos suyos.

¿Difícil?… ¡no! hay que tener ganas de esforzarse y trabajar por el Reino de Dios: la humanidad.

- - - - - - - - - - - - - - -

Jesús, el camino está claro, pero siento que me falta fuerza para realmente querer recorrer esa senda que lleva a tu Reino, cruzar esa puerta estrecha que implica negarme a mí mismo. Dame la luz para comprender que sólo hay ese camino por lo que debo convertirme en un instrumento dócil y confiado en tu voluntad.

Fuentes: El Taller de la Serenidad y Catholic.net