Reflexión Dominical: Solemnidad de Pentecostés


LA PALABRA DE DIOS
Evangelio de san Juan 20, 19-23

SOLEMNIDAD DE PENTECOSTÉS

Cincuenta días después de la resurrección de Cristo, Dios cumple su promesa y nos envía su Espíritu.

Esta es la fiesta que hoy celebramos: Pentecostés, un momento importante para toda la Iglesia porque se nos recuerda que el Espíritu viene para darnos fuerza, energía; para quitarnos el miedo y lanzarnos a proclamar la Palabra de Dios a todos los rincones, y de forma especial a nuestro mundo donde cada vez hay más increencia.

Pentecostés es la fiesta que resalta el amor de Dios hacia los hombres. Quizás deberíamos preguntarnos si también nosotros lo amamos, si creemos en su Espíritu y que este nos apoya y da fuerzas para vivir.

También es el momento de preguntarnos como comunidad si nos dejamos guiar por Él, si hemos dejado atrás el miedo y testimoniamos la fe en Cristo resucitado en nuestra sociedad.

Podríamos decir tantísimas cosas del Espíritu Santo y nunca acabaríamos. Pero lo más importante no es saber mucho, sino dejar que Él viva realmente dentro de nosotros. Y esto será posible sólo si le dejamos cabida en nuestro corazón.

Hoy los ornamentos sacerdotales son rojos como símbolo del amor que el Espíritu de Dios derrama sobre nosotros. También concluye el Tiempo Pascual cuyo símbolo más importante es el Cirio Pascual.

«Buena semana a todos, sonrían y sean felices»

Fuentes: El Taller de la Serenidad, Catholic.net

Domingo 15 de mayo de 2016.