Mensaje del Arzobispo Metropolitano Mons. José Rafael Quirós Quirós: Comunicación: ¿Misericordia o destrucción?