Reflexión Dominical: Primer Domingo de Adviento


LA PALABRA DE DIOS
Evangelio de san Lucas 21, 25-28. 34-36

“PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO

“El amor no ha de ser fabricado en nuestra imaginación, sino probado por obras”

Despiertos en medio de la noche, orantes siempre, libres para tomar opciones creyentes en esta hora, lúcidos para dejar atrás la mente embotada. No caminamos movidos por el miedo sino urgidos por la esperanza.

Merece la pena preparar la Navidad con el Adviento, sin frivolidad ni excesos, con esa sencilla locura de amor de María y José y de todos los pequeños de la tierra.

Siempre tenemos necesidad de contemplar el misterio de la misericordia. Jesús, el rostro de la misericordia, nos espera. Es fuente de alegría, de serenidad y de paz.

Es condición para nuestra salvación. Todo lo miramos con una clave: tu amor fiel y gratuito, Jesús. Así te esperamos. Con alegría. Maranatha. Ven, Señor Jesús.

Domingo 29 de noviembre de 2015.