Mensaje del Arzobispo Metropolitano Mons. José Rafael Quirós Qurós: Reforma Procesal Laboral


Reforma Procesal Laboral

Monseñor José Rafael Quirós Quirós
Arzobispo Metropolitano

Los grandes logros de los años 40 del siglo XX en materia laboral, entre ellos el Código de Trabajo de 1943, fruto de la alianza de los sectores gubernamental, político y eclesial, exigen continuidad en este momento de la Historia. En efecto, es opinión general que dicho Código necesita ser actualizado.

A manera de ejemplo, es grave el nivel de incumplimiento de los salarios mínimos, se nos señala como un país con deudas en la plena libertad de asociacionismo de los trabajadores, los juicios laborales pueden durar muchos años – ¡hasta diez!– lo cual atenta contra el trabajador cuando este, al quedarse sin empleo necesita, sin demora, recuperar pronto el dinero que le corresponde por derecho. Se ha dado el caso de mujeres en período de lactancia y maternidad de escaso ingreso salarial, quedan indefensas cuando son despedidas.

Por su parte, los patronos cuentan con abogados para los procesos laborales administrativos y judiciales, mientras que los trabajadores, con bajos salarios, no pueden pagar los servicios de un jurista que los acompañe en el proceso, por cuanto los servicios de asesoría jurídica se limitan a, justamente, asesorar. 

Tras casi quince años de discusión para lograr un avance de nuestra legislación por la senda de la justicia laboral, el primer Poder de la República aprobó la Ley de Reforma Procesal Laboral. El proceso de diálogo social para llegar a la redacción final y aprobación de esa Ley fue, salvo por su larga duración, realmente ejemplar. Participaron en él los partidos políticos representados en la Asamblea Legislativa, cámaras patronales, sindicatos, funcionarios del Poder Judicial y otros sectores.

Pensando en la urgencia de una justicia social cada vez más consolidada, destaco la importancia de la agilización de los procesos laborales, que serían predominantemente orales; las mejoras en la protección de trabajadores en situaciones especialmente vulnerables, como las madres que tienen licencias de maternidad y lactancia, las personas víctimas de hostigamiento sexual, las personas trabajadoras adolescentes y las personas víctimas de discriminación; el derecho a un defensor público para trabajadores y trabajadoras con un salario igual o menor al de dos salarios de un Auxiliar Judicial Uno; la expansión territorial de las sedes judiciales para procesos laborales, que facilitaría el acceso a las instancias judiciales de personas con dificultades económicas para desplazarse; el fortalecimiento de la solución alterna de conflictos laborales.

Ante el pronunciamiento último de la Sala Constitucional, me parece justo y razonable retomar el fruto del amplio consenso entre los variados sectores económicos, sociales y políticos.

Por lo que, también como ciudadano, presento ante los señores diputados y diputadas mi humilde opinión: descartar toda posible idea de archivar el expediente, dado que esto significaría abocarse a la formulación de un nuevo proyecto de Ley. Los temas controversiales, considero que pueden abordarse teniendo el bien común como medida.

El Santo Padre Francisco en la Encíclica Laudato si, nos ilumina hermosamente sobre el bien común cuando lo define como “el conjunto de condiciones de la vida social que hacen posible a las asociaciones y a cada uno de sus miembros el logro más pleno y más fácil de la propia perfección,” (No.156).

Pido al Señor, que nuestro caminar democrático se siga fortaleciendo por un mayor afianzamiento de la justicia.

Fuente:
Departamento de Comunicación - Arquidiócesis de San José