Mensaje del Arzobispo Metropolitano Mons. José Rafael Quirós Quirós: Semana Nacional de Integración Familiar - El amor es nuestra misión


El amor es nuestra misión

Monseñor José Rafael Quirós Quirós
Arzobispo Metropolitano

En su reciente visita a Bolivia, el Papa Francisco pidió a las autoridades civiles prestar una "especial atención" a la familia, cuanto más al constatar que hoy, la célula fundamental de la sociedad, está  "amenazada por todos lados". Y es que, en definitiva, animar este compromiso desde las instancias políticas, sociales y eclesiales es urgente y, como él mismo ha manifestado: “Cuando nos preocupamos por nuestras familias y sus necesidades, cuando entendemos sus problemas y esperanzas, (...) cuando sostenemos la familia, estos esfuerzos repercuten no sólo en beneficio de la Iglesia; también ayudan a la sociedad entera”. 

En Costa Rica, dicho esfuerzo común, intenta plasmarse desde el año 1972, mediante el Decreto ejecutivo #2569,  con el que se designa al Movimiento Familiar Cristiano y al Ministerio de Educación Pública (MEP) como coordinadores de  la Semana Nacional de la Integración Familiar, a celebrarse este año del 16 al 22 de agosto.

Esta propuesta debe trascender lo meramente formal y celebrativo para recuperar el espíritu de dicha ordenanza.  Como podemos leer en la página web del MEP, con dicho decreto  se promueve el reconocimiento del hombre y la mujer como fundamento de la familia y se buscan  acciones de complementariedad, que permitan comprender la necesidad de asumir la familia como el espacio apropiado para construir un proyecto de vida. Es claro que esta disposición no queda subordinada a una semana en particular,  sino que debería ser un eje de formación de frente a las ideologías de moda, propuestas por algunos medios de comunicación y minorías promotoras  de proyectos e iniciativas  que apuntan en dirección contraria.

Como Iglesia hemos sido proactivos al defender y promover  los valores éticos esenciales que se ponen en juego en los actuales debates sobre la vida humana, el matrimonio y la familia, planteando sin temor los ideales que son, en definitiva, irrenunciables para un católico. Como recuerda el Papa Francisco: “Hoy la familia es despreciada, es maltratada, y lo que se nos pide es reconocer lo bello, auténtico y bueno que es formar una familia, ser familia hoy."  [1]

Con ese mismo tono esperanzador y positivo, este año se ha propuesto el lema: "El amor es nuestra misión: La Familia Llena de Vida”. Esta propuesta, a su vez, está inspirada en el Sínodo de la familia que nos invita a meditar en “La vocación y la Misión de la Familia en la Iglesia y en el Mundo contemporáneo.”
Todos estamos llamados a fortalecer en la familia el amor, a través de principios y actitudes que se enseñan en el hogar y se proyectan en la sociedad. 

El Papa emérito Benedicto XVI decía a las familias que pidieran en la oración la ayuda de la Virgen María y de san José, para que les enseñen a acoger el amor de Dios como ellos lo acogieron: “Vuestra vocación no es fácil de vivir, especialmente hoy… Ante vosotros está el testimonio de tantas familias, que señalan los caminos para crecer en el amor: mantener una relación constante con Dios y participar en la vida eclesial, cultivar el diálogo, respetar el punto de vista del otro, estar dispuestos a servir, tener paciencia con los defectos de los demás, saber perdonar y pedir perdón… estar abiertos a las demás familias, atentos con los pobres, responsables en la sociedad civil. Todos estos elementos construyen la familia.” 
En esta Semana Nacional de Integración familiar hago mío el llamado de San Juan Pablo II: “Familia, ¡sé lo que eres!”[2]  El mundo de hoy necesita testimonios creíbles “…  El hecho mismo de vivir la comunión familiar es una forma de anuncio misionero[3]  e invito, especialmente, a las familias cristianas  a fortalecer su fe, a afianzarse en sus convicciones y a promover en todo momento la fuerza, la unidad e integridad de la familia.


[1] Papa Francisco, Palabras al Consistorio Extraordinario de Cardenales, Roma, 20 de febrero del 2014
[2] Juan Pablo II, Familiaris Consortio n°17
[3] SÍNODO DE LOS OBISPOS XIV ASAMBLEA GENERAL ORDINARIA, LA VOCACIÓN Y LA MISIÓN DE LA FAMILIA EN LA IGLESIA Y EN EL MUNDO CONTEMPORÁNEO, INSTRUMENTUM LABORIS, 2015

Fuente:
Departamento de Comunicación - Arquidiócesis de San José