Reflexión Dominical: Este es mi Cuerpo, Esta es mi Sangre


LA PALABRA DE DIOS
Evangelio de san Marcos 14, 12-16, 22-26

"ESTE ES MI CUERPO, ESTA ES MI SANGRE"

¡Jesucristo Eucaristía, ven a morar siempre en mi corazón!

El cristiano se postra ante el Santísimo Sacramento del altar porque cree que en Él está presente el Dios verdadero que nos ha amado hasta el extremo. Adorar la Hostia quiere decir creer que allí, en ese trozo de pan, se encuentra de manera real y substancial Cristo mismo, vivo y glorioso, con su Cuerpo, su Sangre, su alma y su divinidad. 

Tenemos una gran necesidad de la Eucaristía. ¿Qué esperamos para acudir con más frecuencia a este sacramento? Seamos generosos con nuestro tiempo para ir a adorar a Jesús, démosle ahí el homenaje de nuestra fe, vayamos a reparar a sus pies las faltas graves y los pecados del mundo. El Señor valora cada visita que le hacemos en el Sacramento del altar como una muestra de gratitud, de amor, de confianza y de amistad. 

La Eucaristía es también una llamada a la unidad, a convertirnos en un único cuerpo con los demás cristianos que comparten nuestra fe. Necesitamos vigilar para vencer el particularismo, el individualismo, las divisiones y salir de cada adoración más dispuestos a superar nuestras diferencias. 

«El camino, el libro abierto, es Jesús. Estúdienlo, medítenlo en la oración, en la Eucaristía, ante el Sagrario» (Cristo al centro, n. 545)

Propósito: Dedicar hoy unos minutos de adoración ante Cristo Eucaristía .

Domingo 07 de junio de 2015.