Mensaje del Arzobispo: Aquí estoy Señor para hacer tu voluntad


Aquí estoy Señor para hacer tu voluntad

Monseñor José Rafael Quirós Quirós
Arzobispo Metropolitano

El pasado 21 de marzo, el padre Javier Román fue designado por el Papa Francisco como tercer obispo de la Diócesis de Limón. En mi corazón de Pastor, convergen varios sentimientos por los que, además de encomendar al Señor el ministerio pastoral del Padre Javier, percibo con alegría y esperanza una nueva etapa en esta querida diócesis en la que, por siete años y medio años, ejercí mi ministerio episcopal.

Como Arzobispo de San José, será esta la segunda ocasión en la que me corresponde ordenar obispo a un sacerdote arquidiocesano. Primeramente, en mayo del 2014 a Monseñor José Manuel Garita Herrera, Obispo de Ciudad Quesada y el próximo sábado 30 de mayo al Padre Román Arias. Una vez más se evidencia la voluntad del Señor que es quien elige: «No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido.» (Jn 15, 16) 

Estoy seguro que el Padre Javier Román continuará respondiendo al Señor con fidelidad y generosidad a esta nueva misión que se le encomienda, tal y como lo hizo en las comunidades parroquiales a las que sirvió con entusiasmo, ellas dan fe de su celo y entrega pastoral, y en los otros servicios, donde también puso su impronta de entrega y visión en la gestión de asuntos. 

Su ordenación episcopal se celebrará, precisamente, una semana después de que, en El Salvador, fuera beatificado Monseñor Oscar Arnulfo Romero. Este “Hombre de Dios, Pastor y Mártir” se convierte en un referente de profunda actualidad y entrega pastoral. El desvelo de Romero por sus ovejas, su solidaridad por los que más sufrían, su cercanía con un clero que vivía la persecución, la defensa de la fe, su lucha por la reivindicación de la persona humana y la búsqueda de la justicia, la verdad y el bien común reflejan con creces, el servicio al que un obispo es llamado.

Recientemente el Papa Francisco dirigió un mensaje a la Conferencia Episcopal Italiana en el que ilumina acerca de la misión del pastor: “De hecho, se nos pide que consolemos y ayudemos, sin distinción alguna, a todos nuestros hermanos oprimidos bajo el peso de sus cruces, acompañándolos, sin cansarnos nunca de trabajar para levantarlos con la fuerza que viene de Dios”.

Aún más, Francisco pide “ir contracorriente”, es decir, “ser testigos gozosos de Cristo resucitado para transmitir alegría y esperanza a los demás” con ''sensibilidad eclesial'', asumiendo los mismos sentimientos de Cristo, ''sentimientos de humildad, de compasión, de misericordia, de concreción y de sabiduría''.

En la querida Diócesis de Limón el Padre Javier Román encontrará un clero solícito y fraterno que está dispuesto a seguir trabajando con entrega y generosidad por el Reino de Dios. Igualmente, las comunidades de religiosas y los cientos de laicos comprometidos, son levadura de esperanza para enfrentar con entusiasmo y alegría evangélica, los desafíos actuales en esta hermosa provincia. 

La llegada de Monseñor Javier a esta Diócesis revitaliza al Pueblo de Dios que peregrina en Limón, gente de esperanza que, sin duda, acogerá a su nuevo Pastor. “Porque lo mejor de Limón es su gente.”

Pido al Señor que, día a día, lo confirme en este llamado que bondadosamente acoge sin cansarse de pronunciar su lema de ordenación: "Aquí estoy Señor para hacer tu voluntad." (Salmo 39)

Fuente:
Departamento de Comunicación - Arquidiócesis de San José