Reflexión dominical: Adoremos al niño que nace para cada uno de nosotros


LA PALABRA DE DIOS
Evangelio de san  Mateo 2, 1-12

"ADOREMOS AL NIÑO QUE NACE PARA CADA UNO DE NOSOTROS"

Jesús, vengo en este día para contemplarte y adorarte, como aquellos magos de Oriente. Ayúdame a encontrarte, como ellos lo hicieron, en los brazos de María. 

La adoración de los magos me recuerda lo cerca que estás siempre, esperando que me dé el tiempo para contemplar y apreciar el infinito amor que me ofreces. 

Mi entorno social ofrece tantas falsas alegrías que necesito, como los magos, seguir tu estrella que muestra el camino, que aunque a veces parezca difícil, es el único donde podré encontrar la felicidad verdadera. 

Señor, ayúdame a salir a predicar tu mensaje de amor, dame la gracia de salir de mí para ejercer una labor de fermento dentro de mi familia y en el círculo de mis amigos, para comenzar a vivir un cristianismo militante, dinámico, lleno de celo, que nunca pierde de vista la estrella de tu amor.

Fuente:
Boletín Parroquial 143 (2015-01-04)