Se sentará en su trono de gloria


LA PALABRA DE DIOS
Evangelio de san Mateo 25, 31-46

"SE SENTARÁ EN SU TRONO DE GLORIA"

¿Por qué es tan decisivo ayudar a los necesitados y tan condenable negarles la ayuda?

Porque, según revela el Juez, lo que se hace o se deja de hacer a ellos, se le está haciendo o dejando de hacer al mismo Dios encarnado en Cristo. 

Cuando abandonamos a un necesitado, estamos abandonando a Dios. Cuando aliviamos su sufrimiento, lo estamos haciendo con Dios.

Este sorprendente mensaje nos pone a todos mirando a los que sufren. No hay religión verdadera, no hay política progresista, no hay proclamación responsable de los derechos humanos si nos es defendiendo a los más necesitados, aliviando su sufrimiento y restaurando su dignidad.

En cada persona que sufre Jesús sale a nuestro encuentro, nos mira, nos interroga y nos suplica. Nada nos acerca más a Él, que aprender a mirar detenidamente el rostro de los que sufren con compasión. En ningún lugar podremos reconocer con más verdad el rostro de Jesús.

Sólo así seremos invitados por Jesús, a entrar en el reino de Dios como "benditos del Padre" .

Fuente:
Boletín Parroquial 137 (2014-11-23)