No te olvides de los pobres


“¡No te olvides de los pobres!”

Monseñor José Rafael Quirós Quirós
Arzobispo Metropolitano

Cuenta el Papa Francisco que, durante su elección, estaba junto a él el arzobispo emérito de São Paulo y también prefecto emérito de la Congregación para el Clero, el cardenal Claudio Hummes, a quien califica como “¡un gran amigo, un gran amigo!” y señala, textualmente: “Cuando la cosa se hizo un poco peligrosa, él me confortaba…Y cuando los votos subieron hasta dos tercios, vino el aplauso de costumbre, porque había sido elegido el papa. Y él me abrazó, me besó y me dijo: “¡No te olvides de los pobres!” Y esa palabra entró aquí (señala la cabeza): los pobres, los pobres. Luego, inmediatamente, en relación con los pobres pensé en Francisco de Asís.”

Esta linda anécdota desembocó en un ideal que el Papa nos transmite con su ejemplo: “¡Ah, cómo me gustaría una Iglesia pobre y para los pobres!”

Este anhelo difiere de las actitudes demagogas y oportunistas que imperan al tratar el tema de la pobreza en nuestra sociedad. Una Iglesia que no tome distancia del discurso populista traiciona su misión.

Con orgullo y satisfacción puedo decir que, en la mayoría de las parroquias arquidiocesanas, motivadas por el amor cristiano y una auténtica solidaridad hacia los más necesitados, se realiza una importante labor de promoción humana para familias en condición de pobreza. 

En el campo asistencial, por ejemplo, los sacerdotes y agentes de pastoral social, en nombre de Jesús y con el apoyo sus comunidades parroquiales, mensualmente asignan y entregan paquetes de víveres que alivian el hambre de muchos hermanos nuestros. Esta acción, aunque fundamental no es suficiente, ya que se requieren también otro tipo de esfuerzos promocionales que contribuyan a cambiar positivamente las condiciones socioeconómicas de las familias. 

La Iglesia Arquidiocesana, por medio de las parroquias acompañadas por la Vicaría Episcopal de Pastoral Social (VEPS), realiza esfuerzos de promoción humana tales como el emprendedurismo y la empleabilidad. Como se verá en los siguientes ejemplos, es posible motivar y apoyar el espíritu emprendedor de personas y grupos así como contribuir para que las personas adquieran habilidades humanas y técnicas que las vuelvan más atractivas en el ambiente laboral. 

Ya desde hace varios años, la VEPS y varias parroquias, han impulsado a personas de escasos recursos a asociarse solidariamente y a iniciar proyectos productivos grupales. A estos grupos se les brinda capacitación y asesoría organizativa y administrativa, así como apoyo económico por medio de donaciones o de colaboraciones económicas reembolsables (préstamos sin intereses). 

Por otra parte, cabe mencionar las oportunidades de capacitación sobre habilidades humanas y técnicas que se impulsan en varias parroquias con el acompañamiento de la VEPS. Dichas capacitaciones buscan que las personas, principalmente mujeres, adquieran habilidades que les permitan trabajar por su propia cuenta o insertarse en el mundo laboral. Mediante alianzas con profesores en áreas como la cocina, la belleza, la costura y la artesanía se ofrecen cursos a bajo costo en las comunidades y se brindan becas de mensualidades o materiales a las participantes de escasos recursos.

Estos son algunos ejemplos de programas y proyectos apoyados por la Iglesia en las Parroquias, en donde personas y familias, participando en procesos de promoción humana integral, han mejorado sus condiciones de vida.

Fuente:
Oficina de Comunicación - Curia Metropolitana