Mujer y promoción social


Mujer y promoción social…

Monseñor José Rafael Quirós Quirós
Arzobispo Metropolitano

En su viaje apostólico a Camerún y Angola, en el año 2009, Benedicto XVI tuvo un memorable encuentro con los movimientos apostólicos dedicados a la promoción de la mujer.

En su discurso, el Papa reconocía las condiciones desfavorables a las que han estado sometidas –y lo siguen estando– muchas mujeres, y en qué medida esto era causado por la conducta y la actitud de los hombres, “a veces por su falta de sensibilidad o responsabilidad” y agregaba: “Hoy … nadie debería dudar que las mujeres, sobre la base de su igual dignidad con los hombres, tienen pleno derecho a insertarse activamente en todos los ámbitos públicos y su derecho debe ser afirmado y protegido incluso por medio de instrumentos legales donde se considere necesario.”

La Iglesia, en contraposición al discurso feminista radical y confrontativo, es capaz de generar acciones inclusivas y promover soluciones al drama de tantas mujeres que, día a día, asumen el reto de sacar adelante a sus familias. 

La Pastoral Social en la Arquidiócesis, también contribuye a la reivindicación de los derechos de la mujer y de su papel en la sociedad, especialmente, en el mundo del trabajo. Tal es el caso de la Asociación de Mujeres Progreso y Bienestar La Violeta de Desamparados, conformada por 6 mujeres, ubicada en la Parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro de Frailes de Desamparados. Ellas abrieron su panadería comunal hace 5 años en un local alquilado, el cual en buena parte equiparon mediante una donación eclesial. Hoy día, cuentan con un local propio, que construyeron y fueron mejorando a lo largo de estos años mediante su esfuerzo y colaboraciones económicas reembolsables brindadas por la Pastoral Social. Ellas y sus familias lograron así mejorar su ingreso y condición de vida.

Otro caso similar es el Grupo “Costureras de Dios”, impulsado desde la Parroquia San Rafael de Escazú. Habiendo iniciado en el 2011 un proceso de capacitación y de equipamiento de su taller mediante diversos aportes eclesiales y de otras organizaciones de apoyo, estas 4 mujeres han perseverado en su emprendimiento de confección de uniformes para empresas, autogestionando así su trabajo. 

Ambas experiencias, entre muchas otras, evidencian el esfuerzo que se realiza desde las parroquias y diversas instancias, para desarrollar y dinamizar la participación de la mujer en proyectos colectivos, especialmente, en aquellas comunidades en situación de desventaja.

Es, igualmente, urgente que en todas nuestras parroquias se despliegue una Pastoral de la Mujer que organice, capacite y coordine con otras instancias de servicio a la mujer, acciones para mejorar su calidad de vida de forma integral, basada en el respeto y promoción de la dignidad humana.

“La Iglesia expresa su agradecimiento por todas las manifestaciones del “genio” femenino aparecidas a lo largo de la historia, en medio de los pueblos y las naciones;” (Juan Pablo II, Mullieris dignitatem, 31).

Fuente:
Oficina de Comunicación - Curia Metropolitana