El que quiera venir conmigo que renuncie a si mismo


LA PALABRA DE DIOS
Evangelio de San Mateo 16, 21-27

EL QUE QUIERA VENIR CONMIGO QUE RENUNCIE A SI MISMO

La cruz se nos presenta a todos

  • Hay dificultades en las que Dios pone a nuestro alcance una solución a través de nuestro trabajo honesto.
  • Otras veces la cruz es una situación que no podemos evitar de ninguna manera: una enfermedad, un problema económico, una relación herida. En estos casos podemos aceptarla y unirla a la cruz de Cristo, sacando de esa cruz grandes tesoros de gracia o podemos vivir amargados y resentidos.
  • También hay cruces que podríamos evitar pero tendríamos que abandonar algún principio de moral. Que fácil es entonces decir que amamos a Jesús pero que no hay razón de seguir doctrinas.
  • San Pablo: "Os exhorto, hermanos, por la misericordia de Dios, a presentar vuestros cuerpos como hostia viva, santa, agradable a Dios; éste es vuestro culto razonable."
  • Cuando amamos, la cruz se hace preciosa, una oportunidad para amar mas profundamente. 

La Cruz: la medida del amor

  • La cruz es la victoria de Cristo sobre el pecado causado por nuestro egoísmo .
  • No solo los sacerdotes deben predicar la Cruz. todos los cristianos deben predicarla con sus vidas. 
  • Juan Pablo II nos decía: ¡No tengan miedo! El conocía muy bien la felicidad de llevar la cruz con Cristo.
Es una decisión que define nuestra vida eterna: Jesús nos dice:

"Si uno quiere salvar su vida, la perderá; pero el que la pierda por mí la encontrará."
Fuente:

Boletín Parroquial 125 (2014-08-31)