Testimonio: Auxiliadora Vargas




Fuente:
Eco Católico, Domingo 8 de junio de 2014, página 21