Mes de la catequesis

“MAYO MES DEDICADO A LA CATEQUESIS”


“El alma de toda Catequesis, es la persona del Catequista” 

De su acción, entrega, humildad, compañerismo, espiritualidad, depende la eficacia de la tarea educadora de la fe. 

¿Qué hace el Catequista? Es ministro de la Palabra Divina y es significativo por llevar la Palabra de Dios. Es un servidor de la Palabra: Habla en nombre de Dios. 

Desde el momento que el Señor llama a alguien a hacerse Catequista, le invita a ser portador de su Palabra, al igual que a los Profetas, transporta tesoros. 

Aún conservando toda su carga humana, una nueva riqueza le llega con la invitación. Es la riqueza del mensaje que debe ofrecer a los demás (niños, niñas, jóvenes, adultos) como medio para que consigan la Salvación. 

Dios asocia su Palabra a la del Catequista en sus limitaciones y en sus rasgos , hasta en su edad, se esconde el mismo Dios. 

Y les dice Jesús que deben recordar con frecuencia: 

“Quien a vosotros escucha a Mi me escucha” (Lc10,16) 

Por eso el Catequista debe preguntarse sobre su servicio, fidelidad al mensaje, su respeto al oyente, su disponibilidad para el esfuerzo y para la renuncia a lo que no le ayuda a ser eficaz, a compartir sus talentos, a su vocación, misión y actuación. 

Recen por Mi para que sea un buen Catequista , que yo rezo por Ti 

Fuente:
Boletín Parroquial N° 110 (2014-05-18)