Reflexión Dominical (2018-05-27): Estaré con ustedes hasta el fin del mundo


LA PALABRA DE DIOS
Evangelio de san Mateo 28, 16-20

ESTARÉ CON USTEDES HASTA EL FIN DEL MUNDO

Cuando leemos el evangelio de hoy, quizás pensemos que Jesús al ascender nos ha dejado, se ha ido excesivamente lejos, porque el cielo esta demasiado lejano para nosotros. Sin embargo el cielo no es más que la comunión con Dios, volver a vivir en la plenitud, en la unidad con el Padre.

Por eso, es tan importante tener fe, porque quien no la tiene no piensa en esa dimensión de la vida y vive más apegado a la tierra. Pero para el creyente, la fe es llegar a la meta, a la felicidad, al encuentro personal con Dios al que hemos conocido a través de Jesús.

También deberíamos caer en la cuenta de que Jesús nos da fuerza, energía y ánimo para que llevemos la Palabra revelada, bauticemos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Con toda claridad nos dice que no estamos solos, que Él nos acompaña en esta tarea que nos ha encomendado y cada vez que celebremos la Eucaristía se hace presencia entre nosotros y somos nosotros los que le seguimos los que tenemos que dar testimonio de Él, de forma especial entre los más humildes, los más marginados, los más desheredados de la tierra.

Ojalá que todas las veces que nos persignemos y digamos: "En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo", lo hagamos con más atención, nos acordemos de que Dios es Amor y de que nos ama infinitamente; agradezcamos ese amor y vivamos llenos de confianza, de alegría y de felicidad al sabernos sus hijos muy ama-dos. Y, en consecuencia, tratemos de dar a conocer también a los demás este amor de Dios a través de la caridad hacia nuestros prójimos: "Todo el que ama, ha nacido de Dios y conoce a Dios, por-que Dios es Amor".

Fuentes: El Taller de la Serenidad y Catholic.net