Reflexión Dominical (2018-05-06): Amaos los unos a los otros como yo os he amado


LA PALABRA DE DIOS
Evangelio de san san Juan 15, 9-17

AMAOS LOS UNOS A LOS OTROS COMO YO OS HE AMADO

Es el nuevo mandamiento que sale del Corazón de Dios; no sale de la ley, ni de una prohibición. Sale de un reclamo de Cristo que quie-re que le imitemos hasta dar nuestra vida por nuestros hermanos, porque así lo ha hecho Cristo muriendo en la cruz.

Muy cerca de nosotros está la Virgen María; nadie mejor que ella ha amado a Dios y a todos los hombres, pues por su amor en la Anun-ciación se convirtió en Madre de Dios, y por su amor en la cruz en Madre de todos los hombres; su amor ha sido tan grande que ni siquiera el pecado, se ha atrevido a tocarla.

La clave de todo está en el amor, donde se encuentra la paz, donde se encuentra la fortaleza en el seguimiento de la voluntad de Dios.

Como dice san Juan: "Dios es amor". Por lo tanto si llevamos en nuestro corazón a Dios tendremos el verdadero amor, y la medida del amor a Dios está en el amor a nuestros hermanos, porque si no somos unos mentirosos, como dice la carta de Santiago.

El cristianismo es una llamada al verdadero amor, por eso estoy llamado a ser un auténtico testigo del amor. La caridad nunca debe limitarse a evitar el mal sino que debe concentrarse en hacer a to-dos el bien, brindándoles apoyo en todo lo que es posible y dando de lo propio con generosidad.

Jesús, no dejes que me olvide que el sí amoroso a mi vocación cris-tiana debe también llevarme un sí a las demás personas, especial-mente a las más cercanas.

Fuente: El Taller de la Serenidad