Reflexión Dominical (2018-01-21): Os haré pescadores de hombres


LA PALABRA DE DIOS
Evangelio de san Marcos 1, 14-20

OS HARÉ PESCADORES DE HOMBRES

En este pasaje podemos comprobar cómo Jesús pasa a nuestro lado y nos llama. Cristo se presenta a nosotros en las actividades diarias, cuando menos lo esperamos, ya sea en la oficina, ya sea en las la-bores de casa. Él nos ve y nos llama.

El seguimiento de este llamado requiere dejar las cosas de lado y seguirle a Él totalmente. Esto no significa que haya que dejar de trabajar en ese momento o salir del trabajo para estar con Él (aunque si fuera posible sería maravilloso, como quien atiende a su mejor amigo recibiéndole en casa y no sólo llamando por teléfono).

Jesús nos llama sin importarle lo que somos o cómo somos. No le importa si somos un banquero, un albañil, un ama de casa, un peca-dor o un santo. Eso sí, una vez que le hemos respondido se nos pide dejarlo todo y seguirlo.

Escogió a pescadores y a publicanos. Y no fueran los más inteligen-tes o capaces de su tiempo. Dios escoge a quien quiere. No hay mo-tivos para tener miedo a fallarle, a no ser del todo fieles a Cristo en nuestro trabajo. Los apóstoles también le dejaron pero, sin embar-go, tuvieron el valor de levantarse.

El Papa Juan Pablo II lo dijo al inicio de su pontificado; "no tengáis miedo, abrid las puertas a Cristo". Hagámoslo porque para Dios na-da es imposible.

Fuente: Catholic.net, Evangelio meditado para el Tiempo Ordinario