Reflexión Dominical (2017-11-12): Parábola de las diez jóvenes


LA PALABRA DE DIOS
Evangelio de san Mateo 25, 1-13

PARÁBOLA DE LAS DIEZ JÓVENES

Quedan pocas semanas para terminar el año Litúrgico actual, por ello el evangelista quiere, con esta parábola de las diez doncellas invitadas a la boda, cinco preparadas y cinco que fueron descuida-das, recordarnos que no podemos vivir inmersos en las prisas, en nuestras cosas, pensando siempre en el futuro y recordando cosas pasadas, sino que deberíamos caer en la cuenta de vivir y disfrutar el presente, pero siempre sin olvidar que debemos estar preparados porque en cualquier momento podemos volver a vivir en la unidad con nuestro Padre Dios.

Pero, ¿por qué se compara la partida hacia la plenitud con el ban-quete a una boda?. Cuando celebramos una boda los novios están felices, contentos, porque a partir de ese momento compartirán su vida y serán felices. Por eso, precisamente, se elige este símil, el novio es Jesús que nos marca el camino para llegar al banquete y este no es más que la unión con Dios.

Pero como las doncellas, debemos estar preparados, vivir como si hoy fuera nuestro último día, tener la maleta preparada con un equi-paje ligero, pero nuestro corazón y nuestras manos llenas de amor, porque el novio puede llegar en cualquier momento sin avisar para juntos celebrar el banquete del Reino de los Cielos. Así que tene-mos que estar atentos, alerta, vigilantes, pero sobre todo vivir cada día, cada momento, lleno de amor y de entrega generosa.

Buena semana, vivan disfrutando pero siempre alerta para acoger al novio cuando venga a visitarnos.

Fuente: El Taller de la Serenidad