Reflexión Dominical (2017-06-18): El Cuerpo y la Sangre de Cristo


LA PALABRA DE DIOS
Evangelio de san Juan 6, 51-58

EL CUERPO Y LA SANGRE DE CRISTO

El evangelista, hoy, nos hace caer en la cuenta de como nuevamente los oyentes de Jesús se escandalizan porque se presenta “como el Pan vivo bajado del cielo”. El Señor pasa de ser maná a ser cordero y ahora pan.

Si caemos en la cuenta, estos elementos pertenecen al ámbito de la alimentación y Jesús quiere llamar nuestra atención para que sus seguidores nos alimentemos de Él sino nuestra vida estará vacía, carecerá de sentido.

Comer el Pan vivo bajado del cielo significa vivir al estilo de Jesús, meditar su palabra, aprender de su forma de actuar, de su cercanía para con todos, de forma especial con los más desheredados, vivir sabiendo que el centro de nuestra existencia es Dios mismo.

Jesús tiene vitalidad y fuerza al hablar, sabe que quienes le siguen tratan de vivir como Él lo hace, por ello “quien habita en mí, yo habito en él”. Esto es la comunión verdadera.

La eucaristía es el pilar central de nuestra fe, en ella compartimos la mesa y la fe, nos nutrimos de su Palabra, pero también de su Cuerpo y su Sangre, y gracias a ello

“Viviremos para siempre”

Fuente: El Taller de la Serenidad