Reflexión Dominical (2017-05-21): El que me ama, lo amará mi padre


LA PALABRA DE DIOS
Evangelio de san Juan 14, 15-21

EL QUE ME AMA A MÍ, LO AMARÁ MI PADRE

Obras son amores y no buenas razones. Nosotros como católicos estamos llamados a expresar nuestro amor a Jesús a través de nuestras acciones.

Cristo mismo nos ha señalado, de forma concreta, el cumplimiento de sus mandamientos que están dirigidos hacia el amor a Dios y al prójimo como a nosotros mismo.

«No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación deci-siva» (Benedicto XVI, Deus Caritas Est, n. 1).

Para amar a Dios y a nuestro prójimo es necesario encontrarnos con Jesucristo en la oración. Pidámosle al Espíritu Santo que nos ilumi-ne y guíe en el conocimiento y amor del Señor.

Antes de iniciar cualquier actividad, laboral, académica o casera, invoquemos al Espíritu Santo, pidiéndole la gracia de glorificar a Dios a través de nuestras obras.

Señor, que no tenga miedo de amarte con generosidad. Inflama mi corazón con el fuego de tu Espíritu para que pueda expresarte mi amor en la fidelidad a mis compromisos cristianos y en la caridad hacia mi prójimo. Ayúdame a ser un hombre de oración y a encon-trarte en todos los acontecimientos de mi vida diaria.

Fuente: Catholic.net. Evangelio meditado Pascua