Reflexión Dominical 2017-04-02: Resurrección de Lázaro.


LA PALABRA DE DIOS
Evangelio de san Juan 11, 1-45

RESURRECCIÓN DE LÁZARO

Llegamos al último domingo de Cuaresma. El evangelista Juan nos narra el último milagro de Jesús.

Jesús recibe la llamada de las hermanas de Lázaro: «Jesús, tu amigo, está enfermo». Jesús dice: «Ésta enfermedad no acabará en la muerte, sino que servirá para que el Hijo de Dios sea glorificado».

Pasan dos días y Jesús se pone en camino, cuando llega, Lázaro lleva muerto cuatro días. Jesús ve la tristeza y el dolor de las hermanas de Lázaro y comparte con ellas el dolor, y también el llanto. La hermana que sale a recibirlo, sabe que todo lo que Jesús le pida a Dios le será concedido, tiene esa certeza. Jesús le dijo: «tu hermano resucitará».

Jesús, como todos nosotros no quiere la muerte, quiere la vida, pero sabe que para vivir en plenitud de Dios todos debemos pasar por ella. Pero nadie, absolutamente nadie, quiere morir, nos angustia pensar en ella, incluso hay personas que a cierta edad o ante la enfermedad sufren ansiedad o depresión. Pero si realmente creemos, debemos tener la certeza de que Jesús nos trae la esperanza y la resurrección; sin embargo dudamos, no nos dejamos acoger en los brazos misericordiosos de Dios.

Durante estos cinco domingos se nos ha invitado a la conversión, a volver nuestra vida a Dios. Que nuestra fe sea firme, como fue la de las hermanas de Lázaro.

Jesús nos dice que la muerte no es el final, sino el camino hacia la luz, hacia la vida. No se puede razonar, sólo podemos creer en ella desde la fe y Ésta tenemos que cultivarla, cuidarla para que cada día aumente.

«Señor, acrecienta y aumenta mi fe»

Fuente: El Taller de la Serenidad