Reflexión Dominical del 30 de octubre de 2016: Un hombre llamado Zaqueo


LA PALABRA DE DIOS
Evangelio de san Lucas 9, 1-10

UN HOMBRE LLAMADO ZAQUEO

El evangelio hoy hace una mención especial al dinero y a los pobres. Jesús atravesaba la ciudad de Jericó, Zaqueo, un hombre rico, pero de baja estatura, quiere ver a Jesús, para ello se sube a un sicomoro, árbol cuyas hojas lo cubren y no deja que sea visto.

Pero, Jesús lo ve y le dice «Zaqueo, baja, que necesito un lugar donde pasar la noche». A Jesús no le importa que sea rico, sólo ve un hombre al que puede salvar, un ser humano que aún no está perdido, para Él nadie está totalmente perdido.

Zaqueo le da una gran acogida, está contento porque Jesús se ha fijado en él. Zaqueo reconoce su pecado, se deja transformar por Jesús y devuelve el dinero a las personas que antes se los quitó.

Reflexionemos:

¿Cuántas veces quedamos seducidos por el dinero?

¿Cuántas veces es nuestra prioridad?

Ponemos en él la felicidad, nuestros deseos de poseer y sobre todo de poder.

No caemos en la cuenta que el dinero nos hace esclavos, nos cierra las puertas a la salvación y nos aleja de los hermanos.

A partir de hoy, dejemos «que la salvación entre en nuestras casas, en nuestra vida».

¡Feliz semana! disfruten, amen y déjense querer por Dios.

Fuente: El Taller de la Serenidad